FANDOM


Calavera


Milenios de odio hacia lo divino... Una eternidad prisionero... Ahora tú pagarás por eso... Veamos cuanto tiempo puedes aguantar frente a mi espada... ¿Estás listo?
~ El Heraldo de la Muerte a Link antes de la batalla final

El Heraldo de la Muerte (終焉の者, Shūen no Mono ?, Demise en inglés), conocido como el Rey Demonio, es el principal antagonista y jefe final del juego The Legend of Zelda: Skyward Sword. Es el origen de todos los monstruos y demonios en el universo de The Legend of Zelda. Tras su derrota en manos de Link lanzó una maldición en su contra, como consecuencia su odio reencarnó en la forma de Ganondorf/Ganon, el principal y más conocido antagonista de la franquicia.

Sus breves secuencias de voz fueron hechas por Takashi Nagasako, quien previamente hizo secuencias de voz para Ganondorf y Ganon.

Características

El Heraldo de la Muerte es la contraparte maligna de las Diosas de Oro, las deidades supremas en la franquicia de Zelda. Se dice que fue capaz de conquistar el tiempo mismo y que es el origen de todo el mal, lo que lo vuelve indirectamente el responsable de todas las catástrofes que han sucedido en la franquicia, haciéndolo merecedor del puesto de Anti-Dios en el universo de Zelda. Su objetivo (y posteriormente el de Ganondorf) es el apoderare de la Trifuerza y utilizarla para conquistar el mundo y convertirlo en un lugar oscuro e infernal, acorde a sus malignos deseos.

El Heraldo comparte algunas similitudes con su reencarnación Ganondorf, por un lado la tranquila y calmada actitud, su condescendiente confianza, su actor de voz y su estilo de pelea. No obstante es violento, cruel, despiadado y barbárico. Tiene a los humanos en muy baja estima considerándolos como temerosos e insignificantes insectos. Extrañamente tiene un gran respeto por los hylians y suele impresionarse mucho cuando alguien se atreve a hacerle frente sin miedo. A él le gustan los desafíos, pues los ve como una forma de entretenimiento. A diferencia de su secuaz Grahim, él es calmado, posee gran dominio propio, y sus elogios a Link son genuinos.

A pesar de mostrar respeto por sus oponentes y ser partidario del juego limpio, no es buen perdedor, pues no supo aceptar bien su derrota y lanzó una maldición contra Link y Zelda antes de morir. Siempre permaneció confiado de sus habilidades, sintiéndose capaz de superar cualquier desafío. Esto último no puede ser considerado arrogancia, pues sus grandes poderes le dan el derecho de comportarse de dicha manera.

Historia

Antecedentes

En el principio de los tiempos, después de que las Diosas de Oro: Din, Nayru y Faroroe crearán el mundo y regresarán a los cielos, dejaron el poder omnímodo, la Trifuerza, en manos de la Sub-Diosa Hylia. Fue entonces cuando el Heraldo de la Muerte, acompañado por su gran ejército de monstruos emergieron del subsuelo e invadieron la superficie en un intento de apoderarse de la Trifuerza con el objetivo de superar a las Diosas de Oro y apoderarse del mundo. En su ataque a la superficie trajo con sigo grandes plagas y desastres, matando a millones de seres vivos sin misericordia.

Afortunadamente la Diosa Hylia tomó cartas en el asunto y reunió a los humanos sobrevivientes en un pedazo de tierra que envió al cielo y se convirtió en la isla flotante de Altárea/Nebúria, dónde los humanos estarían seguros, en la misma isla también ocultó la Trifuerza y la poderosa Espada de la Diosa, la única arma capaz de eliminar al Rey de los Demonios.

El Heraldo Prólogo

El Heraldo de la Muerte y sus tropas en el prólogo del juego

Después de esto Hylia reunió a las cinco razas que quedaron en la tierra (probablemente los Deku, Kokiris, Gorones, Zoras y Hadas) y los comandó en una guerra contra el Heraldo y sus tropas, logrando mantenerlos a raya por algún tiempo. Finalmente la Dios Hylia logró sellar al Heraldo en la forma de un gigantesco y salvaje monstruo conocido como El Durmiente (封印されしもの, Fūinsareshi Mono ?, El Cautivo en Latinoamericana y The Imprisoned en inglés), que permaneció sellado durante mucho tiempo bajo un pilar de piedra en una fosa en las Tierras del Presidio, adyacente al Bosque de Farone. Desafortunadamente esta gran hazaña le costó su forma divina a la Diosa Hylia, quien tuvo después que reencarnar como una humana.

Con el paso de los años el sello del Heraldo comenzó a debilitarse, y el espíritu de su espada, Grahim, escapó y comenzó a desarrollar un plan para liberar a su amo y señor utilizando el alma Zelda, la reencarnación humana de la Diosa Hylia, haciéndola caer de Altárea a las Tierras inferiores con un torbellino.

El Durmiente

Tras los hechos antes descritos, Impa, la sierva de Hylia, rescató a Zelda de manos Grahim y sus monstruos y huyó con ella al pasado a través del Portal del Tiempo en el Templo del Presidio. Mientras tanto el sello del Heraldo se rompió y este escapó con la monstruosa forma de El Durmiente. Pero gracias al Héroe Elegido por la Diosa, Link, quien volvió a clavar el pilar de piedra en su frente, el Cautivo fue sellado de nuevo.

El cautivo escapó por segunda vez, pero fue sellado de nuevo por Link con ayuda de Malton/Vilán, uno de los habitantes de Altárea y su catapulta. El Cautivo escapó por tercera vez, pero fue sellado de nuevo. Cuando estuvo a punto de escapar por cuarta ocasión, Link logró obtener la Trifuerza y pedirle un deseo, causando que la Efigie de la Diosa cayera de Altárea y lo aplastara, eliminándolo por completo.

La Resurrección

El Heraldo de la Muerte Espada

El Heraldo de la Muerte sosteniendo su espada tras su resurrección

Furioso por no poder resucitar a su señor en el presente, Grahim captura a Zelda y la lleva al pasado a través del Portal del Tiempo. Grahim lleva acabo un ritual mientras Link se enfrenta a la Horda de monstruos, pero llega tarde y el Durmiente devora el alma de Zelda convirtiéndose de nuevo en el Rey de los Demonios. El Heraldo transforma a Grahim en una espada y continúa absorbiendo el alma de Zelda, obteniendo un poder inimaginable. Grandemente impresionado al ver la determinación de Link al hacerle frente sin miedo, el Heraldo lo reta a un duelo. Le dice a Link que lo siga a su propia dimensión oscura para luchar sin distracciones o que espere hasta que él destruya el mundo entero.

Tras una épica batalla, El Heraldo es derrota por Link con un Golpe de Gracia con la poderosa Espada Maestra. Mientras se desvanece en humo negro, El Heraldo felicita a Link por su victoria, pero le advierte que las cosas no han terminado y lanza una maldición sobre él, afirmando que la reencarnación de su odio perseguirá a los descendientes de Link y Zelda por siempre. Finalmente los últimos restos del Heraldo son absorbidos por la Espada Maestra.

Ganon

Cuando Ganondorf se transforma en el Rey Demonio Ganon, recupera los poderes que una vez tuvo El Heraldo de la Muerte. Y es posible, a excepción de su resurrección en la "Serie Oracle", que también recupere sus recuerdos.

Mucho antes de que este personaje fuera creado, el Heraldo fue mencionado en "Four Swords Adventures" por Zelda, mientras describe la naturaleza de Ganon con las siguientes palabras: "¡Ganon... Esta bestia fue una vez un Gerudo... Un Humano. Era llamado Ganondorf! Rey de Oscuridad, un antiguo demonio renacido."

Combates

El Durmiente 1er Combate

El Durmiente 1

Tras liberarse de su sello, el inmenso e imparable monstruo intentará llegar al Templo del Presidio por un camino ascendente en espiral, habrá que derrotarlo antes de que llegue al templo. Link deberá atacar los dedos blancos de sus patas, cuidándose de sus pisotones. Tras destruir los cuatro dedos de cada pata el enorme monstruo caerá al suelo boca arriba, Link deberá usar tajos verticales hacia arriba de la espada para clavar el pilar de piedra en la cabeza del monstruo y causarle daño. Ahora el monstruo comenzará a reptar a gran velocidad por el camino espiral durante unos segundos, posteriormente se reincorporará, le volverán a crecer los dedos y el pilar emergerá de su cabeza. Habrá que repetir el mismo proceso dos veces más para vencerlo. Para sellarlo de nuevo habrá que golpear el pilar con un Rayo Celestial y luego mover el Mando del Wii en la en las direcciones indicadas.

El Durmiente 2° Combate

El Durmiente 2

Este combate será casi igual al anterior, sólo que ahora El Durmiente producirá ondas de energía al dar pisotones y tendrá brazos que usará para intentar escalar a la repisa superior del camino y subir más rápido. Afortunadamente ahora Link contará con la ayuda de Malton, quién con una catapulta podrá lanzar bombas al Durmiente y paralizarlo, haciendo más fácil para Link destruir sus dedos. Otra diferencia es que al caer, los brazos impedirán a Link llegar al pilar de su cabeza, habrá que subir a la repisa superior del camino con ayuda de los chorros de vapor y dejarse caer en la parte donde está su cabeza o bajar y subir con ayuda de los chorros de vapor.

El Durmiente 3er Combate

El Durmiente 3

En esta ocasión al Durmiente le saldrá una cola que puede dañar a Link y avanzará más rápido. Tras clavarle el pilar por primera vez, aparecerá un halo sobre su espala y comenzará a volar, habrá que hacerlo caer con una bomba de la catapulta de Malton para poder derribarlo y clavarle el pilar por segunda vez. En la tercera ocasión Malton ya no podrá disponer de bombas gracias a unas rocas, Link tendrá que subir hasta el nivel más alto con ayuda de los chorros de vapor y dispararse con la catapulta sobre la cabeza del monstruo para clavarle el pilar por tercera y última ocasión.

Batalla Final

El combate contra El Heraldo de la Muerte en su verdadera forma será un duelo de espadas y constará de dos fases. En la primera poseerá una increíble defensa y con su espada bloqueará prácticamente cualquier ataque de Link. El Heraldo atacará a Link dando espadazos o con fuertes puñetazos. Habrá que usar el Ataque Escudo para cubrirse de sus ataques y eventualmente dejarlo vulnerable a uno o dos golpes de la espada. Se recomienda tener el irrompible Escudo Hylian para este combate. Tras recibir cierto daño caerá al suelo y comenzará la segunda fase.

El Heraldo de la Muerte Confrontación

Link encarando a El Heraldo de la Muerte

Ahora el Heraldo creará una tormenta y utilizará su espada para absorber los relámpagos y electrificarla, cualquier ataque al Heraldo mientras la espada está electrifica resultará perjudicial para Link. Una vez con la espada electrificada podrá utilizarla para lanzar un ataque similar al Rayo Celestial de Link, este ataque no puede ser bloqueado con el escudo y sólo puede ser evadido saltando a un lado. En esta fase el Heraldo también tiene la peligrosa tendencia de envestir a Link para darle un espadazo. La mejor forma de derrotarlo es darle una cucharada de su propia medicina, levantar la Espada Maestra y cargarla con un relámpago para lanzarle un Rayo Celestial que lo aturdirá momentáneamente, dejándolo vulnerable a los ataques de la espada de Link. Esta estrategia tiene la desventaja de mientras Link carga el Rayo Celestial quedará vulnerable a los ataques del Heraldo, quien podrá dañarlo e interrumpir la carga del Rayo.

Tras recibir cierto daño caerá al suelo por unos instantes, momento en que habrá que ejecutar un rápido Golpe de Gracia para clavarle la Espada Maestra en el pecho y ponerle fin. Si Link no es lo suficientemente rápido, el Heraldo se levantará y habrá que dañarlo un poco más hasta derribarlo de nuevo.

Curiosidades

  • Está basado en Kronos y Tartarus, en Kronos porque ha conquistado el tiempo y en Tartarus porque es el origen de todos los monstruos malignos.
  • Es el origen de todo el mal en el universo de Zelda.
  • Es conocido como el "Rey Demonio", al igual que Mallard y que algunos de los títulos de Ganon. Aunque es traducido de muchas maneras en los diferentes juegos, el término usado en japonés para Ganon es "Dai Maō", que significa "Gran Rey Demonio".
  • Comparte muchas similitudes con Mallard. Primero que nada, ambos son aprisionados por deidades inferiores a las Diosas de Oro. Ambos llevan el título de "Rey Demonio". Ambos son liberados por un ser excéntrico, Grahim en el caso del Heraldo y Makivelo en el caso de Mallard. Y finalmente, ambos necesitaban algo de Zelda para ser liberados, el Alma en el caso del Herlado y el Cuerpo en el caso de Mallard.
  • Puede ser distraído usando el Cazamariposas durante el combate final, además este mismo objeto puede ser usado para bloquear sus espadazos. Este es uno más de los casos en los que un objeto "inútil" sirve para un combate importante: El Cazamariposas sirve para regresar los ataques de Agahnim en A Link to the Past, una Botella Vacía para regresar los ataques de Ganondorf en Ocarina of Time y la Caña de Pescar para distraer a Ganondorf en Twilight Princess.
  • En la versión en inglés, Fay se refiere a él como "it", que significa "eso" o "ello", no como "él".
  • Tiene una cicatriz en forma de "X" en la frente, seguramente causada por el pilar de piedra que lo mantenía sellado en la forma de El Durmiente. Curiosamente, Ganondorf, su reencarnación, lleva una característica gema en esa misma parte de su frente, impidiendo ver si esa cicatriz le fue heredada o no.

Galería

Videos

Véase también

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar